De cómo llegar de Montevideo a Berlín en 20 horas.

(con este post comienzo una serie de tuits vacacionales, durante un par de semanas. )

lunes 15 de agosto

10:01 – Todo listo en el aeropuerto. Tenía un pánico importante, no paraba de pensar:»Seguro tengo un problema, me olvide un papelito, imprimir algo, no se». Pero no, me pidieron cédula y nada más. «Retirás el equipaje directo en berlín?», «Sí» y listo. Me tomo un café.
10:06 – De chico viajé en avión un par de veces por LAPA, te tomabas un bondi hasta colonia y luego un avioncito te llevaba a Ezeiza. el viaje duraba ONCE minutos, y era muy ridículo, aunque igual emocionante cuando uno tiene ocho años.
10:27 – Tengo que esperar una hora más. Me aburro y ya me recorrí el muy minúsculo «museo de la aviación» con dos aviones y dos pequeñas vitrinas mostrando algunas cosas. En fin.
11:24 – Pre-embarque. Interesante el depósito con decenas de encendedores y navajas que tuvieron que ser descartados para poder pasar.
11:49 – El aeropuerto nuevo de carrasco es muy lindo. Está lleno de brasileros. Y esta lleno de iPads. Me imagino que el momento de máxima utilidad de un iPad es en una sala de espera de un aeropuerto.
11:52 – Llaman para el embarque. Voy.
11:59 – El avión es un bondi! 2 filas de asientos de cada lado y listo.
12:12 – El senior que tenía al lado decidió irse a otro asiento preferencial por el cual le cobraron 25 dólares. wtf.
12:20 – Hermosa la sensación de despegar. ver la ciudad como un Sim City, cruzar las nubes, ver todo blanco, luego una colcha de nubes arriba y otra debajo. I´M SITTING IN THE SKY!
12:27 – Ok esto del cambío de presión y que se tapen los oídos constantemente no se si es tan copado.
13:30 – Torpe intento de dormir en este vuelo de dos horas. imposible. de a ratos, abro infantilmente la cortina de la ventana para veríficar que sí, que estamos volando. Pasan las azafatas con un free-shop a bordo en un carrito. Curioso.
13:40 – Avisan que va a haber turbulencias. Mmm.
13:50 – Las turbulencias son unos sacudones de segunda. Meeh.
14:20 – DIOS MIO SAO PAULO ES GIGANTE. Estamos por aterrizar.
15:20 – Ya tranquilo en la espera del siguiente vuelo. Luego de un episodio largo de «waarggh estoy en brasil no entiendo nada a donde voy que hago que onda con el equipaje» está todo en orden. El aeropuerto de Sao Paulo es bastante feo, la verdad, una especie de 3 cruces enorme y ruidoso. Acá ya nadie habla español y tuve que empezar a tirar fruta en inglés en un par de ocasiones.
16:32 – Ya dentro del avión de Lufthansa. Está lindo. Tengo de esos monitorcitos para ver películas, una almohada y una mantita. Me tocó justo sobre una de las alas del avión.
16:44 – Esto ya es distinto. Todo el staff, indicaciones, carteles, estan en alemán, así como mis compañerosde vuelo. De nuevo parece que todo el mundo tiene iPads.
17:20 – Ya en el aire de nuevo. es un viaje de 11 horas y media, con destino Munich (o «Muniqui», como le dicen en portugués, me encantó). El piloto habla de una forma re descansada y relajada, como si en vez de pilotear estuviera tirado en una playa tomando un jugo de mango. Habla en aleman, inglés y portugués.
17:23 – La selección de películas que se yo. Al menos esta Kung Fu Panda 2. Si llego a estar MUY embolado, también esta Thor.
17:24 – La selección de música es bastante más interesante. Hay Einsturende Neubaten! Kraftwerk! Brian Eno! La Velvet!
18:30 – Mirando Kung Fu Panda 2, tomando vinito, y comiendo unos pretzels con un sabor muy raro. Good times.
19:30 – Al parecer, el itinerario del viaje va acorde al cambio de horario alemán. O sea, estamos cenando. «Carne o Pasta?». «Carne». Unos bifecitos con una salsa agridulce, un poco de arroz, zanahorias al horno y chauchas, y un poco de ensalada con jamón y un flancito de postre. Y más vino. Esta muy bien. Entre los cubiertos hay un «Spork» (mezcla entre cuchara y tenedor)!
19:58 – 3era copa de vino y ya me estoy mamando. O al menos esa va a ser la excusa que voy a decir para explicar porque casi pianto el lagrimón con el final de Kung Fu Panda 2.
20:28 – Me tiré vino como 2 veces encima. Pensé que estaba en pedo hasta que observe el vaso y pasa que el avion se mueve bastante, es eso. Faltan como 8 horas de vuelo y en cualquier momento palmo.
23:30 – Ok… dormir se esta complicando. Esto no es como un bus a colonia – los asientos no se hacen cama -, entonces es más incómodo para dormir. Terminé viendo Thor. Una cagada. Loki es el villano más berreta de la historia? Me duele la cabeza.
23:34 – Descubrí la razón por la cual me sigo tirando vino encima y es tan vergonzosa que mejor me la voy a guardar para mi.

martes 16 de agosto

2:51 – Bleerrggh. Dormí, o algo así. Ya es de día, y estamos supuestamente en algún punto entre España e Inglaterra. Mirá vos. Llegamos en dos horas.
3:01 – Las azafatas reparten unas toallitas tibias, mojadas con un jabón. Son medio desagradables, pero cumplen un buen propósito para lavarse las manos y refrescarse un poco. Hay cinco horas de diferencia. llegaremos a las cinco, pero en alemania serán las diez.
3:31 – Terminé de desayunar. Un omelette, unas papas al horno, una curiosa salchichita, pan, queso y mermelada para untar, un poco de yogur de frutilla, y algo de fruta: sandia, uvas y melón. Y así, damas y caballeros, es como Ezequiel descubre que en realidad le gusta el melón!
3:38 – Volamos sobre Francia a poca altura. se ven los campos y casitas. Según el mapa, dentro de un rato pasamos justo encima de Paris. llego a ver la Torre Eiffel y me viene algo.
3:49 – Esamos arriba de Paris. Putas nubes del orto.

(en este momento decido cambiar la hora al horario alemán, así que..)

9:10 – Por aterrizar en Munich! A lo lejos se ven montañas. Me preocupa un poco el hecho de que solo tengo una hora entre que aterrizo y el próximo (y último) vuelo.
9:49 – Aterrizamos. OMG estoy en Europa y eso.
10:24 – Pre-boarding para el vuelo a Berlín. Varias cosas. Apenas bajé un señor me agarró y me pidió el pasaporte. Luego siguio interrogándome: De donde venía, porqué venía, con quien me quedaba, si tenía los pasajes completos, etc. Para ser una rotura de huevos, fue bastante amable. Luego el mismo episodio en Passport Control. No se bien porqué, pero me volvieron a preguntar de todo y me tuvieron unos minutos ahí. Supongo que por el hecho de ir sólo. Dudo que mi aspecto sea un problema, ya que adelante mío iba una especie de Slavoj Zizek mas comunista y guerrillero y pasó al toque.
El aeropuerto de Munich es gigante y hermoso. Super cosmopolita y ya puedo ver gente de todo tipo forma cara y tamaño. En el control de seguridad no me dejaron pasar un shampoo porque «era demasiado grande». Chau Pantene.
10:49 – HACE CALOR. Ya estoy en el tercer vuelo. El avión tiene un tamaño exactamente en el medio entre el Pluna y el Lufthansa anterior. Todos son alemanes. Este es cortito, una hora y ya estoy en Berlín. Igual las azafatas reparten jugo y barritas de chocolate. De nuevo, me duele un poco la cabeza.
10:52 – Creo que mi cuestión de «no me copan las mujeres rubias» se fue a la mierda a la hora de estar en Alemania, de paso.
11:40 – Se acaba esto. Estamos por aterrizar en Berlín. La muchacha que tengo al lado esta escribiendo en su laptop una nota sobre Lenny Kravitz .
12:05 – Llegué. Apenas empecé a esperar el equipaje y apareció mi valija. Divino todo. Ahora, ¡A salir!


7 comentarios en “De cómo llegar de Montevideo a Berlín en 20 horas.

  1. Colifloressecas

    «el aeropuerto de sao paulo parece un tres cruces gigante»

    es tan cierto eso. bosta de aeropuerto para una ciudad como sao paulo.

    hace poco conversaba con alguien -no recuerdo si lucas o maca o diego- sobre como los aeropuertos deben ser el sitio donde más gente bonita/normal (lease: no modelos) se congregan al mismo tiempo

    suerte en alemania!! es el sitio donde más alienado me he sentido… no entendía un carajo

  2. jav

    Es muy raro esto de leer tu crónica a minutos de haber pasado por casi el mismo proceso, aunque yo me quedé en Muniqui

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.