Eric Lusito saca fotos de viejos edificios públicos comunistas abandonados, desde bases militares y espaciales a escuelas y sedes de entrenamiento cívico y suscita la inescapable sensación de que en unos cuantos años el experimento en ingeniería social más grande del siglo XX, muy probablemente, sea sólo una memoria en extinción, como la totalidad de los planes cuidadosamente concebidos de los hombres y los ratones.


3 comentarios en “

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.