Women of the world, take over
because if not the world will come to an end
and it won’t take long.

Jim O’ Rourke – 110 to 220 / Women of the World

Hay un pequeño grupo de álbumes que amo incondicionalmente , y son bastante distintos a cierto canon musical que es de mi preferencia. Ya he nombrado a dos de ellos muchas veces en el blog, porque van años que los escucho y me siguen pareciendo increíbles : Laughing Stock y Spirit of Eden de Talk Talk, y el Dreams del Otomo Yoshihide New Jazz Ensemble. El Eureka, de Jim O’ Rourke, donde se encuentra este tema, también tiene las mismas cualidades y podría entrar en este pequeño grupo de discos que, cuando estoy en el ánimo correcto me atrevo a decir que es mi música favorita del mundo y que es la música que me encantaría hacer cuando sea más viejo e inteligente.

Hay varios elementos que estos discos tienen en común. En primer lugar, son bastante ajenos a movidas concretas, quizás la única a la que tocan es la de la música avant-garde y vanguardista de los 90s. Pero en si son mojones extraños en la discografía de cada artista. Otomo Yoshihide es más famoso por sus ataques de noise ultraviolento, Talk Talk por sus hits de technopop de los 80s, y O’ Rourke tambien como productor, músico, colaborador y multifacético indie en general. En segundo lugar, todos los discos están armados por un cerebro principal pero al mismo tiempo con muchos y muy hábiles músico sel compositor y los ejecutantes. De aquí podemos ir al tercer elemento y es que todos estos discos estan tocados casi exclusivamente por sesionistas virtuosos y el sonido de los discos es perfecto y atemporal, mayoritariamente acústico y sin vicios sonoros de ningun periodo específico.

El cuarto y último punto es el más importante, y es el clima y ánimo general que tienen. Todos estos discos en cierta forma tienen cierto tono espiritual que me parece increíble. Seguramente yo este lo más lejos posible de ser una persona religiosa, pero esta cualidad – la espiritualidad – es algo que le tengo un valor incalculable en lo que escucho. No se bien que sera, quizás la elección de timbres, el uso intenso de la repetición y el mantra, la cadencia pacífica. Excepto Mark Hollis (de Talk Talk), desconozco y dudo de los intereses religiosos de los otros proyectos.
El resto de las cosas me cuesta explicarlas con palabras. Son discos amenos, serenos, en particular el Eureka de O’ Rourke es excelente para esta etapa del año calurosa. Pueden descargarlo en nuestro post de intercambio músical, junto con el Laughing Stock.
Sobre el tema elegí del disco, comparto lo que dijo mi amigo Pau de que es un tema que todo el mundo debería de escuchar. Y si, dura 9 minutos. Y su letra sea la que transcribí, y se repite una y otra y otra vez al infinito. Te hace sentir bien, y seguramente te haga un poquito mejor persona.


4 comentarios en “

  1. Brunomilan

    Ese tema es el mejor lejos de un disco bastante irregular. De O’Rourke me gusta más un disco anterior que se llama «Bad Timing» que es un folk a lo John Fahey con temas de 12 minutos muy drogado.

    El «Spirit of Eden» de Talk Talk es una cosa increible, probablemente el disco más bello y original de todas las cosas que escuche este año.

  2. Agustin Acevedo Kanopa

    Es curioso que señales el tema de la espiritualidad, ya que es precisamente algo que me paso y del que vengo pensando en estos ultimos dias.
    A mi me pasa más que nada con Pharoah Sanders, esa sensacion de ataraxia vinculada, al contrario del despojo y la austeridad, en un estallido emocional en donde todo se amplifica y llega a una extraña forma de nerviosa armonía.
    Luego de escuchar el tema Love is everywhere (del disco Love in us all), senti por primera vez algo extrañisimo -al menos en alguien tan neurotico como yo- que es una sensacion de amor por fuera de objetos concretos. En fin, algo sobre lo que miles de tipos me venian tratando de convencer sin logarlo hasta ahora.

  3. Brunomilan

    Otra cosa que tienen estos discos en común es que manejan a la perfección los silencios como un recurso expresivo mas.

    Por ej cuando escuchaba el de Talk Talk me daba la sensación de estar escuchando (como vos dijiste en el post) algo atemporal, un disco como viejo en su ejecución pero que no podría haber sido de los 60s o 70s, un disco en el que uno puede -como en los de Joy Division- seguir cualquier instrumento a la perfección con el oído y aún así uno sigue desconcertado acerca de lo que esta escuchando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.