Reunión En La Cumbre.

IMG_20150917_155231

Siempre creí que los eventos comiqueros eran ocasiones importantes. Colarse en la medianoche en unas jornadas de comic y anime oscuras y de dudosa reputación en Tucumán para poder ver hentai. Esperar para escuchar a Gaiman en un auditorio lleno de gente que se quejaba de la traducción y observar el horrible Neverwhere. Perseguir a Frank Quitely en una Crack Bang Boom. Con el paso de los años, además, pienso que, lejos de la actitud de niño deslumbrado revolviendo las bateas llenas de comics de mi infancia, lo más divertido de estos momentos es conocer gente nueva. Que es una de las mejores cosas del mundo. Un evento es un espacio mental muy especial, donde la euforia y el cansancio de estar metido en el mismo lugar mucho tiempo generan una especie de camaradería de barco en llamas.

Muchas veces, por supuesto, esto no es lo que sucede. Una convención se transforma en un galpón polvoriento y discusiones antiquísimas, en estatuas y muñequitos y figuritas y películas grabadas en dvd proyectadas en pantallas mugrosas, todo amontonado en una versión del infierno.

IMG_20150917_180254606_HDR

Lo cual me trae a Comicopolis, lugar donde estuve metido estos últimos cuatro días preso de una alegría inmensa. Es difícil comenzar a hablar de semejante evento sin caer en el entusiasmo desmedido o la sensiblería. Es algo impresionante como continúa creciendo desde su primera edición y sigue superando las expectativas de todos aquellos que tenemos que ver con esto del comic.

Leer más


Destruirás Tu Propia Energía.

ISDATCP_012

ISDATCP_014

ISDATCP_026

1) Recientemente devoré los dos volúmenes dedicados a la obra gráfica de Fletcher Hanks y si bien tiene toda la exageración, lógica discoyuntada, imágenes asombrosas, ideas que parecen nacidas de la más demencial mente en ácido y rencor, también hay una intensa repetición de temas, imágenes e incluso historias, un trabajo continuo y obsesivo. Esto puede tener que ver con la particular idiosincrasia de Fletcher Hanks, pero también, y más seguramente, tiene que ver con su inmensa producción en un período de tiempo muy pequeño. 51 historias en poco menos de dos años. 350 páginas, de forma aproximada. Paul Karasik, el responsable del rescate, edición y reconstrucción de la carrera de Hanks se pregunta en You Shall Die By Your Own Evil Creation, el segundo y final volumen que recopila su trabajo, si acaso no es más aterrorizante la idea de que quién creo ese arte completamente antisocial y alienado era un laburante, un productor de páginas con el objeto de ganarse la vida, encerrado en una habitación minúscula de Nueva York, acurrucado frente a su tablero de dibujo, vestido de camisa arremangada (o camiseta de morley), tiradores y zapatos, fumando cigarrillos por montones, trabajando para comprarse cerveza y emborracharse día tras día, mirando por la ventana a una Nueva York sucia y con el espectro de la guerra aproximándose.

Leer más


La Vida Es Bella: Entrevista a Sergio Langer.

Por Amadeo Gandolfo y Pablo Turnes

Fig 01 - Langer Foto
Foto de Mora Langer. 

Sergio Langer (1959, Buenos Aires) comenzó a publicar a principios de los ochenta en la revista Humor. De allí desplegó una intensa carrera en la cual pasó por El Periodista, el diario Sur, Clarín, Página/12, Inrockuptibles, Barcelona y revistas extranjeras como Newsweek y O Pasquim. Asimismo, fue uno de los fundadores de El Lápiz Japonés, mítica revista de diseño, arte e historietas argentina de los 90s, lugar donde se desempeñó junto con un colectivo de ilustradores, artistas plásticos, historietistas y escritores varios. El Lápiz Japonés pasó a la historia por la tapa de su primer número, donde aparecía el hombre de los cereales Quaker en una posición comprometida junto con una joven señorita. Esa tapa les hizo acreedores de un juicio por la compañía que se extendió cuatro años y les impidió hasta el día de hoy volver a reproducir la ilustración. Asimismo, la revista también se caracterizó por el vanguardismo de su propuesta gráfica y por su edición cuasi libresca.
A partir del 2003 creó a La Nelly, en conjunto con Rubén Mira, una mujer de clase media argentina, publicada en la contratapa de Clarín todos los días hasta 2010, cuando fue cambiada de sección. Asimismo, también creó a Mamá Pierri, otro ejemplar de la clase media, mujer autoritaria, filonazi, admiradora de Pinochet, del Duce y de Antonio Primo de Rivera.
A lo largo de su carrera lo han obsesionado las circunstancias sociales del país en el que nació y que vive pero también ha desarrollado una robusta reflexión sobre su condición judía y sobre los crímenes del nazismo, situación que lo toca de cerca ya que su madre fue sobreviviente de un campo de concentración y su tío luchó contra los alemanes en Stalingrado. Este es el foco de su más reciente libro, Judíos, editado por Editorial Planeta hace dos meses en una edición muy cuidada, de 350 páginas, que recoge su producción de los últimos diez años sobre el judaísmo junto con tiras e historietas nuevas realizadas especialmente.
Langer nos recibió en su casa del barrio porteño de Agronomía con el objetivo de charlar sobre su nuevo libro y la entrevista, a lo largo de casi dos horas, cubrió toda su carrera, sus personajes, su concepción de la política en Medio Oriente y de la clase media argentina, sus batallas en las trincheras de la historieta de los noventa y su presente.

Leer más


Gracias, Internet, por todo lo que nos das.


(ilustración sacada de uno de los artículos que linkeo, precisamente de acá)

1) Paseando por el tumblr de Grimes me encuentro con este video:

this is one of the best songs ever written and its a real shame that its not a number one smash because i swear this is a true smash
I’ve spent a long time trying to contact this artist but she’s impossible to find which makes me more obsessed with her weirdness and high quality
literally watch this video like at least once every 2 months for at least 2 years i don’t know why I’m addicted to it

El video de Naomi Elizabeth es una cosa más rara que la mierda, con una pierna en el pop edulcorado barato de los 00s y otra en en pop transgresor podrido de artistas como Xiu Xiu o Parenthetical Girls. Canciones con melodías inexplicables e indescifrables, producción R&B y videos baratísimos que destilan una sexualidad incómoda. Sus otras canciones no son tan buenas pero su presencia web en general y todo lo que hace me pareció interesante, una artista outsider haciendo lo que se le canta, teniendo fe en que alguien en la Internet va a cruzarse con ella y poder conectar con lo que hace.
Luego de ver algunos de sus videos, lo primero que hice fue verificar si es tán difícil como dice Grimes de ver cuan difícil para contactar esta muchacha. Y me terminé encontrando con este hermoso intercambio en Twitter:

qXIxaXGJemYWb-HezkeHs0PchmTg1kebwyYbRBgJ8B0

2) Creo que fue Martín que me pasó este video y me pareció sumamente gracioso.

(hermoso como mucha gente con los brazos al aire se resigna y empieza a moverlos de costado).
Me puse a revisar los videitos del mismo usuario en Youtube, y encontré varios videos similares pero muy graciosos como WHEN U COLLAB WITH THE PIZZA GUY o WHEN YOU’RE BORED ON A PLANE. En ambos videos lo que hace el muchacho en cuestión es hacer un tema de EDM totalmente BANGERZ y estúpido con cualquier cosa, melodía tocada al azar por el pibe del delivery, o cualquier ruidito que escucha desde su asiento en el avión. Sus videos también funcionan como una perfecta crítica a la electrónica comercial actual, donde hay miles de canciones virtualmente idénticas. Y es inevitable sonreir un poco cuando luego del drop entra el bombo y el bajo con todo y el autor hace estupideces con la cámara.

3)  The web we want to save es una post de un famoso blogger iraní que fue encarcelado (justamente, por escribir en blogs) durante 8 años y ahora salió y se dio cuenta de que Internet es Facebook, Instagram, Buzzfeed y que todo es una mierda. Hay un dejo de ‘viejo choto’ en la nota pero es verdad que antes la Internet se basaba en principalmente textos y cada vez más lo que recibimos es más parecido a una TV personalizada para nuestros gustos y opiniones – los feeds, streams de casi todos los apps actuales y redes sociales. No puedo evitar pensar en La Gran Explosión de Blogs del 2004 y en este mismo blog, que se ríe un poco en serio y un poco en broma de ser un superviviente.

4) Me despierto y veo este pequeño artículo en The Awl que habla un poco de lo mismo: The Internet Shows That You Are Just Like Everybody Else. En el artículo se manda un montón de máximas desencantadas como “Internet como el espejo perfecto para ver lo horrible es la Humanidad” o “Si pensabas que Internet es terrible ahora mismo, espera un tiempo nomás”. La nota termina con la misma conclusión del artículo que linkié en 3), de que ‘todo tiempo pasado fue mejor, también en Internet’.

Una gran diferencia entre Internet antes y después es que solía ser era algo mucho más elitista. Internet no estaba en los bolsillos de todas las madres, niños y tías del mundo. Aunque nosotros pensabamos que ‘todos tenían un blog’, si lo pensamos realmente no era tan así, se trataba de una demográfica muy particular. No es que todo el mundo está interesado en escribir sus pensamientos elevados y no-elevados, y menos aún que haya gente interesada en leer todos esos pensamientos. Obvio que cuanta más gente use cierto medio, más terrible y más cosas espantosas va a haber. Eso es universal. Pero también de la misma forma que hay peores cosas, también hay mejores cosas, más raras e interesantes. Pasa siempre con cualquier cosa que se democratiza.

5) Terminando este post, me encuentro con la nota que da el puntapié a la nota de The Awl,  esta publicación sobre Inside Out (¡gran película!) en el New York Times. En la nota dicen que ‘nunca en la historia del mundo tuvimos tanto acceso a los pensamientos del resto de las personas en el mundo, y que estos pensamientos son tan limitados como los nuestros’. Con esa idea es que arranca la nota de The Awl pero en el artículo del New York Times lo encuentra como algo positivo, como una puerta a la empatía: El acceso a la mente de millones de personas como una forma de poder identificar y entender más al otro. Creo que, a fin de cuentas,  me quedo con esta idea sobre Internet, con sus Naomi Elizabeth, sus Mashd N Kutcher, con un Youtube lleno de gente subiendo videos esperando a que alguien los encuentro y descubra su genialidad.


Un Alegre Grupo de Hillbillies.

Crossed +100 001 (2014) (10 Covers) (Digital) (Darkness-Empire) 019

Crossed +100 001 (2014) (10 Covers) (Digital) (Darkness-Empire) 020

Crossed +100 001 (2014) (10 Covers) (Digital) (Darkness-Empire) 021

(De Crossed +100 #01, Alan Moore & Gabriel Andrade).

Crossed +100 003 (2015) (Digital) (The Dark VI-Empire) 08

Crossed +100 003 (2015) (Digital) (The Dark VI-Empire) 09

(De Crossed +100 #03, Alan Moore & Gabriel Andrade).

Estuve leyendo Crossed +100 de Alan Moore y tengo varias cosas que decir al respecto:

1) En primer lugar, da un montón de miedo. Es de esas series que vas leyendo y se te mete en la conciencia y te pone inquieto al ir a dormir y cuando finalmente concilias el sueño tenés visiones ominosas que tienen que ver con ella. Hace unos cuantos años hubo una serie de artículos que se preguntaban si era posible hacer horror en la historieta, especialmente inspirados por las obras de Josh Simmons. De alguna manera la discusión giraba alrededor de la imagen: si la historieta tiene la capacidad de mostrar por sobre todas las cosas, ¿de qué modo se espera que algo sea espantoso y asuste cuándo sabemos que la imaginación es más terrible que la imagen? También tenía que ver con el ritmo: ¿si el lector controla la velocidad, como se espera que una sorpresa funcione si uno puede adelantarse a ella al hojear de forma tonta la historieta? Como queda claro en estas discusiones se asimilaba la tradicional comparación de la historieta con el cine y se la juzgaba por no tener la capacidad de jugar con la edición y la sugestión. Acá Alan Moore corta ese debate a través mediante el sencillo recurso de dejar la mayoría del horror fuera de cuadro, listo para ser rellenado por nuestra mente. Es que el “fuera de campo” de la historieta es lo no visible, aquello que existe más allá de los márgenes, ese es el lugar de lo sugerido. Acá los crossed, esos villanos tan carismáticos, aterradores y multiuso que inventó Garth Ennis matan, violan, mutilan, hacen piquetes de ojos, desmembran, asesinan, amputan, castran, empalan y destruyen mayormente fuera de cuadro, mientras sus vocecillas tortuosas y rojas se dibujan dejando que cada uno fantasee a su gusto. Genera un efecto muy perturbador y que se queda en la memoria.

2) Entre otras obsesiones que surcan la obra de Moore esta también tiene una preocupación con el lenguaje. Obsesión que también, a menudo, entra en el terreno de lúdico. Como que Moore se aburre si no está inventando simultáneamente en 4 o 5 capas diferentes. Los habitantes del mundo del futuro hablan con un slang que reemplaza muchas palabras con términos mutados del presente. Así, por ejemplo, “movie” quiere decir que algo es genial o asombroso, “heart” es “amor”, “skull” es “pensar”, “tight” es “bueno” y “brown” es “mierda”. El lenguaje también pierde muchos de los conectores, se vuelve más directo y construido alrededor de palabras cortas, de pocas sílabas. Los verbos muchas veces doblan como adjetivos y viceversa. Un lenguaje desarrollado para correr, para comunicar ideas rápidamente mientras se escapa o se encuentran en una situación de peligro. A este se contrapone el lenguaje de los crossed, que a esta altura ya está reducido a una serie de contracciones deformes y risas espantosas como los mismos cuerpos de los sobrevivientes de la infección. Un lenguaje contrahecho, mínimo, animal, un lenguaje de caza y gruñido.

3) Por supuesto que además esto se relaciona con la espléndida mente analítica de Moore a la hora de pensar las consecuencias de semejante epidemia en el futuro. Porque lo primero que se percata Moore es que cualquier sociedad basada en los peores instintos del hombre no es una sociedad que se sustenta a largo plazo. Pero sus consecuencias quedarán marcadas sobre la faz de la tierra de forma irreversible. Lo más espectral de la serie son los restos, los osarios gigantescos de pilas y pilas de huesos abandonados, ya sin la capacidad de dar un verdadero miedo, pero igual de chocantes. O las plantas de energía nuclear destruidas que han dejado enormes porciones del territorio inhabitable. Lo cual se combina con el lento y cuidadoso progreso. Con el rescate de aquellas porciones del pasado que han sobrevivido y la manera en que son re-interpretadas en un nuevo contexto. O la forma en que, más allá de los conocimientos necesarios para volver a poner en marcha una cultura (agricultura, hidráulica, ganadería, mecánica) cada personaje encargado del archivismo tiene su obsesión particular, que va desde la ciencia ficción (“wishful fiction”, como le dice la protagonista, desnudando su condición fantástica y esperanzada) o los asesinos seriales del siglo XX. Es un mundo hecho de retazos y recuerdos intentando arrastrarse hacia la luz de un nuevo orden.

4) Asimismo, Moore enlaza esto con el uso del sexo que recorre toda su obra y se ha vuelto un área de reflexión constante en su época tardía. Este nuevo mundo ha perdido la mayoría de los tabúes que organizaban el sexo. Por el lado de los crossed de una manera más absoluta: los pocos crossed en estado salvaje cogen entre sí, de forma incestuosa, forman “nidos” en donde las enfermedades venéreas, comenzando por el SIDA, se transmiten de padre a hijo y destrozan los cuerpos desnutridos. Aquellos que no han podido superar sus peores instintos directamente matan, violan y destrozan a los bebes apenas nacen. Por el lado de las poblaciones humanas, hay un alegre poli-sexualidad que aparentemente ha abandonado (¡al fin!) el concepto de matrimonio. Las parejas se unen en relación a un hijo, a quién protegen y cuidan, pero después hay encuentros hombre-hombre, mujer-mujer y hombre-mujer sin ningún tipo de particularidad entre uno y otro. La polisexualidad es la mejor manera de repoblar un país abandonado. Además, Moore conecta perfectamente el concepto de monogamismo con la idea de religión: las religiones están muertas (excepto el islam, en otro toque pequeño, que el guionista tira como dato de color, pero genial) y con ellas murió la noción de una sola pareja para toda la vida.

5) En definitiva, el hombre sigue siendo un maestro. La meticulosidad por la cual Moore es conocido se encuentra en primera plana a lo largo de toda la serie. El tipo te va presentando un rompecabezas formado de partes sangrientas que al principio desconciertan, luego inquietan y finalmente se revelan como algo espantoso. Toda escena, todo diálogo, está colocado de manera que, cuando Moore revela el asunto que se está cociendo detrás de la alegre actividad de sus protagonistas, adquiere un sentido retrospectivo y un enorme horror. Moore logra destilar el espanto de un mecanismo estructural y demuestra que el efecto estético y emocional en la historieta no se encuentra en sus partes, sino en su totalidad, en la lenta acumulación de paneles que apuntan a una verdad más terrible, oculta, que se mantiene en la memoria una vez que lo has dejado en la mesa de luz.