Ideología? Qué Ideología?

a. Donald Duck es un nazi. Una encantadora fábula de parte del Tio Walt. Igual, nunca superará a Roger Myers y su corto «Los Fanáticos Nazis Son Superiores» ;)

b. Los Picapiedras fuman Winston y la pasan bomba!. Y hoy en día hasta a Constantine le hacen comerse un chicle al final de la película (si, TODAVÍA estoy caliente).

c. Y para todos ustedes que están levantándose, sentándose en sus oficinas grises, rodeados de gente que detestan, atendiendo las llamadas de adolescentes imberbes o rellenando formulas que se pierden en la nada, un corto de 1948 llamado «Make Mine Freedom». Aprendan todo lo que el capitalismo les ha regalado y no sean desagradecidos, proletarios!.


Sing Me Spanish Pop! (je)

La semana pasada me puse un objetivo relativamente excéntrico: Iba a escuchar casi-exclusivamente música cantada en español. Gracias a las virtudes de last.fm, tendria una prueba de ello, y salió bastante bien.

A continuación, algunas palabras sobre algunos de estos artistas – particularmente algunos que nunca antes habia escuchado, o no les habia prestado mucha atención.

Victoria Mil : Me arrepiento mucho de la vez que me los perdi en vivo hace ya unos años, porque hubiera cambiado quizas un poco algunas visiones que tenia sobre la música en esa época. Aunque esta en el Top1, más que nada es por el abotonamiento que tuve con G-13 que me pareció un tema completamente increíble. La voz me sigue costando bastante de a ratos , pero lo que me parece más valioso de ellos es como son una banda electrónica sin que se note, y crean lo suyo propio (la única banda que a la cual me puede recordar un poco es a los inclasificables Travesti).

La Buena Vida : De La Buena Vida lo que me consegui fue más bien un compilado casero de singles de varios discos. Me gustaron, aunque me parecieron un poco planos y varios de sus hits muy iguales. Curiosamente, en el género demasiado amplio del «indie-pop español» mis temas favoritos son los que son realmente tristes y para abajo, comparado con el ideal del estilo de tema para andar en bicicleta para merendar con tus mejores amigos. El tema que más me gusto fue sin dudas «Magnesia».

Kiko Veneno : Esta fue LA Revelación de la semana (me refiero al disco que me consegui, «esta muy bien eso del cariño»). a Kiko es sin duda a quien más escuche, el que me parecio mas refrescante y más diferente a lo que nosotros, oh estúpidos niños indies, solemos escuchar. Aunque costo levemente romper algunos prejuicios como la producción tan ‘impecable’ (en el mal sentido), y los músicos sesionistas, los solos de saxo y guitarra, el disco es un puñado de canciones muy buenas y sinceras, que fusiona rock y pop inclasificable con flamenco y otras raíces españolas. Las letras estan llenas de buenas ideas, desde el nombre del disco a frases como «ahora me quieres un 15% menos», o la extrañísima version flamenco de stuck inside of mobile with the memphis blues again («encerrado con el blues de memphis sin poder salir!»), y la balada penúltima del disco, «La casa cuartel».

kikoveneno01

Sr. Chinarro : Bueno, sobre ellos (o Luque, como quieran) ya hable en este post.

Daniel Melero : Nada nuevo aquí. El ‘Travesti’ me sigue pareciendo un discazo y un disco único en la música rioplatense (espero que esto sea por ignorancia, y no un hecho). Tambien consegui el piano que me resulto muy bueno.

Astrud : Lo mismo. Una de mis bandas más escuchadas de los últimos 6 meses. Es fascinante como – y esto es más real en el último disco – cada tema es basicamente una idea, explotada hasta el hartazgo. Uno incluso puede ver el nombre del tema y escuchar las primeras lineas y ya sabe como va a ser el resto del tema, pero eso no le quita que sean geniales.

Nacho Vegas : Me apropié del ‘Desaparezca aquí’ y me gusto bastante, aunque me resulto un poco monoclimático al final. ‘El hombre que casi conoció a Michi Panero’ es un hit obvio, y el resto esta muy bien, pero me gusta más el lado folk tranquilo que el arena-rock que me recordó un poco a Morrisey. Descargaré otros discos a ver que tal.

Niza : de niza conocia un tema de ellos de un compilado de Elefant (‘verano del 99’). El tema tambien se llamaba Niza y era una melancólica cancion indie-pop con maquina de ritmos cutre que funcionaba genialmente. Siempre quize bajarme su álbum propiamente dicho y me olvidaba hasta que la semana pasada consegui el ‘Canciones de temporada’. Es un disco absolutamente hiperbólico y podria ser considerado The Ultimate Indie-Pop Album. La producción (de la cual esta a cargo St. Ettiene) es impecable y tiene todos los clichés del género posible. Trompetas y cuerdas 60s? Check. «laralas» y «pa-pararas»? Check. Tecladitos de juguete y maquinas de ritmos? Check. Acústicas bonitas? Check. Voces ridiculamente delicadas y coros masculinos torpes? Check!
Obviamente es un disco que le puede causar grandes ataques de diarreas a muchas personas, pero de a ratos, me puede. Son tambien muy buenos en hacer pop tristísimo, y pop felicísimo, como el tema que abre el disco que tiene la frase más melosa en la historia de la música contemporánea: «y si te necesito / y si quiero tus mismos / solo tengo que hacer Chup! / y apareces tú»

Mateo y Cabrera : Ya hable sobre un tema en particular hace no mucho tiempo. El disco este es buenísimo y espero que siga oscilando en la playlist por los próximos meses. Y es jodida la voz de Mateo, eh.

Gepe : Esta bueno lo que Gepe hace, pero inevitablemente me parecio demasiaaado lindo y demasiaado tranquilo. Tiene una gran voz y la instrumentación es muy buena, pero no se si es para escuchar un disco entero. Lo que si me cautivó, es un pequeño comentario que hizo en una entrevista que lei sobre el: «Yo escribo letras para sentirme un poco más inteligente en la vida».


La Muerte de la Noche en Montevideo

(hablando de las posibilidades nocturnas estos días para salir y divertirse)

R dice:
bueno, saldré con amigos, supongo
Quese dice:
También el frió horrendo y la muerte de la noche complican todo
Quese dice:
y sabes que no hay nada peor que intentar estirar eternamente una noche donde no pasa nada
R dice:

en realidad, es peor ir a La Ronda y que en la mesa de al lado esté Felipe Reyes hablando con un tipo enchufado a una laptop hablando de traer a Klaxons a Montevideo
R dice:
basado en un hecho real (ayer a la noche)

(sepan disculpar los lectores no-montevideanos del blog, para los cuales seguramente este post carecerá totalmente de gracia, pero era demasiado bueno para no postearlo)


La Canción de Amor Robótica

Para mí (y esto habla mas de mi perversa configuración psíquica que de otra cosa) desde el mismo momento en que se popularizaron los sintetizadores y abrieron un campo nuevo a la “música rock”, también abrieron la puerta a todo un “imaginario robótica” que ligaba, de una manera muy similar al cyberpunk o Ballard, lo erótico a lo artificial, lo mecánico, lo cibernético. Yo siempre creí que la música pop es el vehículo ideal para las historias de amor, así que, ¿porque no podíamos amar a los androides?.

Kraftwerk – The Model
Cualquier análisis de la Canción de Amor Robótica, tiene necesariamente que comenzar con Kraftwerk, los hombres robots originales. La Alemania Occidental post segunda guerra era un territorio extraño. Tierra de nadie, pedazo de un país al que no se le permitía existir, que encima debía cargar con una enorme vergüenza y, durante un tiempo con una verdadera asepsia con el pasado, borrón y cuenta nueva, como una ola de anti materia. No es casual entonces que de ahí salga Kraftwerk: eficiencia puesta al servicio del progreso, pulcritud y limpieza, grandes odas a las autopistas, los robots, las estaciones espaciales. Capitalismo alemán: frialdad y productividad.
Es difícil encontrar en las canciones de Kraftwerk un rastro de humanidad (o de preocupaciones humanas) y “The Model” no es la excepción. Una canción que más que de amor es voyeuristica, preocupada por un objeto de deseo ideal e inalcanzable. Pero, esa modelo es un autómata, un robot que repite los movimientos que la cámara y las convenciones le dictan que debe realizar. Es un robot, en definitiva.
La manera desapasionada en que el narrador canta sobre su obsesión con este objeto plástico, reforzada por la monótona repetición de los sintetizadores, solo revela lo inevitable: el narrador también es un robot y su obsesión por la modelo no se acerca jamás al amor de los humanos sino que es automatizado, eficiente, aburrido. Robótica.
Lo genial de Kraftwerk en esta canción es que transforman la obsesión y el deseo en piezas de computadora, en acciones repetitivas y circulares. Lo que la transforma en una expresión perfecta del amor cibernético. O una anti canción de amor humano.

She’s a model and she’s looking good
I’d like to take her home that’s understood
She plays hard to get, she smiles from time to time
It only takes a camera to change her mind

She’s going out tonight, loves drinking just champagne
And she has been checking nearly all the men
She’s playing her game and you can hear them say
She is looking good, for beauty we will pay

She’s posing for consumer products now and then
For every camera she gives the best she can
I saw her on the cover of a magazine
Now she’s a big success, I want to meet her again

Gary Numan – Are “Friends” Electric?
Gary Numan reemplaza la eficiencia alemana e industrial de Kraftwerk por paranoia. Hey! es post punk! son finales de los setenta!. No se puede confiar en nadie!. Además todos estuvimos leyendo a Philip K. Dick y tomando ácido.
Lo que consigue Numan es unir, de una manera maravillosa, una paranoia general contra todo el mundo aumentada por una situación de vulnerabilidad personal. El narrador esta triste, como en toda canción de amor, porque ha sido abandonado, pero, evidentemente, esta un poco loco. Ve hombres de negro y siente golpes en la puerta. Es la paranoia de la gran ciudad y la paranoia de estar completamente solo, sin support system que te mantenga. Al mismo tiempo, las líneas de sintetizador que al principio parecen alegres y saltarinas, se revelan amenazadoras, con un efecto lacerante similar a la música de Psicosis.
Finalmente, el narrador pregunta “But are friends electric? / Only mine’s broke down / and now I’ve no-one to love”. Y la voz revela un cansancio tremendo, una desolación incontenible. Paranoia una vez mas: ¿son los amigos eléctricos?, ¿podría ser que estuve… AMANDO A UN ROBOT? (Dick, una vez mas). Pero al mismo tiempo: ¿porque las personas no son como robots y responden a como quiero que se comporten?, ¿acaso no tienen programación? La alusión a que “se rompió” es fantástica porque incorpora plenamente la delusión del narrador: no hay manera de incorporar su objeto de deseo al plano de las relaciones humanas reales, es un autómata cuyas tuercas se han oxidado. Incluso la última estrofa suena mas bien a la aceptación tranquila de una situación irreversible (no existen piezas de repuesto) que a un llamado desesperado de ayuda.

It’s cold outside
And the paint’s peeling off of my walls
There’s a man outside
In a long coat, grey hat, smoking a cigarette

Now the light fades out
And I wonder what I’m doing
In a room like this
There’s a knock on the door
And just for a second I thought
I remembered you

So now I’m alone
Now I can think for myself
About our little deals
And Issues
And things that I just don’t understand
But I told a white lie that night
I lost my touch at times
I don’t think it mean anything to you

So I open the door
It’s the friend that I’d left in the hallway
‘Please sit down’
A candlelit shadow on a wall near the bed

You know I hate to ask
But are friends electric?
Only mine’s broke down
And now I’ve no-one to love

So I found out your reasons
For the phone calls and smiles
And it hurts
And I’m lonely
And I should never have tried
And I missed you tonight
Still it’s time to leave
You see you meant everything to me

Add N To (X) – Metal Fingers In My Body.
Bueno, aquí quizás este haciendo trampa, porque esto no es precisamente una canción de amor, sino una canción sexual. Yo se que esto va a sonar raro, pero para mi Add N To (X) son el equivalente robótico y sintetizado de cosas como los Rolling Stones de la mejor época y la Jon Spencer Blues Explosion. Una banda que suda sexualidad, que chorrea actitud de puro rock, a pesar de no usar una puta guitarra. Ann Shenton ya era una sex symbol antes que Beth Ditto.
Y esta canción, particularmente, es pura lujuria automatizada. Es “Satisfaction” tocada por robots armados con artefactos domésticos. Así como el amor robótica no es igual al amor humano, la lujuria tampoco lo es: se traduce en beats gigantescos, repetitivos, como un taladro perforando el asfalto o una motosierra industrial. Después de todo, si uno es robot, ¿de que otra manera concebiría la lujuria que como una maquina perfecta, produciendo a todo vapor y a una velocidad asombrosa? Nada de sutilezas, nada de reparos: Lick my love pump, robotress.
Lo único que se murmura en la canción es “Metal Fingers In My Body” en una voz completamente vocoderizada que no traiciona emoción alguna. Pero uno podría poner un poco de buena voluntad y escuchar gemidos de bellas doncellas robóticas en los sintetizadores podridos con los cuales los Add N To (X) completan el panorama.
(Me encantaría postear el video, que consiste en una hermosa muchacha animada involucrándose en actos antinaturales con un robot de apariencia tosca y “película clase b”, pero aparentemente no esta mas en YouTube. Abajo los prejuicios contra el amor robótico!).


Dogma

So I was like “Okay. Only Casiotone. Only white keys. Every song in the key of C. Every song is efficient and short as possible. Every song starts when the singing starts and ends when the singing stops. Every song is super fucking depressing, like no happy songs aloud. Those are the rules. Totally economical and utilitarian but at the same time totally rough and unprofessional.(..)»

– Owen Ashworth (casiotone for the painfully alone), extraído de esta entrevista.