Feliz Cumpleaños

Hoy El Baile Moderno cumple 10 años. Creo que es “la cosa” que más ha durado en mi vida, descartando algunas amistades de esas que son para siempre. Han pasado una barbaridad de cosas desde que con Ezequiel y Dario, con quienes nos conocíamos de leernos mutuamente, chatear por Google Talk y encontrarnos en alguna ocasión en Buenos Aires y Montevideo, decidimos que era mejor, antes que continuar con nuestros blogs individuales que cubrían más o menos el mismo espectro, agarrar y arrancar un blog colectivo. Estábamos inspirados, probablemente, en Fluxblog, Metafilter (como idea), Fuck You Tiger y Contra Las Cuerdas (como ideales acerca de cómo queríamos escribir) y en un blog colectivo de tres vaguitos cuyo nombre ahora no puedo recordar, pero si recuerdo un post muy particular en el cual contaban que, con el dinero que los lectores les habían donado, se habían ido a cenar afuera.

Era la época de los mp3 blogs, cuando de pronto internet tenía algunas opciones de hosting y una mayor capacidad, gracias a la banda ancha, y la idea de tener un blog puramente escrito, con ensayos largos y polémicas interminables en los comentarios, parecía estar pasando de moda. El gran estallido de los blogs rioplatenses se había extendido desde el 2003 hasta el 2007 y ya parecía estar por morir (que ingenuos éramos, cuan poco sabíamos de la sobrevida eterna que puede tener un formato y de sus retornos periódicos ligeramente convertido en otra cosa).

Tuvimos varias etapas: una primera en blogspot donde posteábamos casi todos los días y lo utilizábamos como agregador de links, de cosas curiosas de la internet, salpicado con posts más largos donde hablábamos de canciones, comics, películas, viajes, etc. Comenzamos a hacer entrevistas, también, y descubrimos que podíamos hacerles preguntas a algunos de nuestros ídolos y tenerlas aquí. Todavía recuerdo lo entusiasmados que estábamos cuando Momus aceptó contestarnos algunas preguntas y luego mandó una entrevista larguísima y hermosa, una de las mejores que tuvimos. Después incorporamos a Esteban, a quién veníamos leyendo en Coliflores Secas. Fue la única incorporación de largo plazo al blog que funcionó. En un momento, agotados (circa… 2010?), invitamos a un montón de gente variada con la intención de transformarlo en algo así como una revista (fuimos visionarios: casi todas las “revistas virtuales” de hoy en día son blogs colectivos disfrazados) pero no funcionó. Con suerte esos invitados escribieron un post y luego desaparecieron en las brumas de la historia.

Dario fue dejando de escribir progresivamente. Pasamos a WordPress con un .com y eso nos revigorizó por un tiempo. Todavía recuerdo el laburo que fue ponerlo a punto, pasar los posts, reencontrar imágenes que se habían perdido en las catacumbas de internet, lo lindo que nos parecía el diseño, que por falta de tiempo terminó siendo el diseño que continúa hasta el día de hoy. Ahí el blog se convirtió en una cosa más ensayística (quizás por mi influencia y caudal de producción) y menos espontánea. Ya existían otras páginas que agregaban links más rápido y mejor. Yo, que siempre había sido afecto a las listas y las categorías (como dice mi novia y futura esposa: “todo tiene que estar ordenado en una cajita, en una bolsita, en un cajoncito, todo etiquetadito”) comencé a armar compilados de fin de año (una vez más, la influencia de Fluxblog) que finalmente han terminado siendo una de las raisons d’être de El Baile Moderno.

En el medio pasaron pila de cosas: yo me recibí, me mudé a Buenos Aires, comencé un doctorado, descubrí que me encantaba la investigación, escribí en diversos medios, terminé un doctorado, conocí, gané y perdí gente. Ezequiel se metió cada día más en la música, se convirtió en un productor extraordinario, laburó con bocha de bandas, a la vez que crecía su caudal de laburo como diseñador y programador (“entre el back end y el front end” como me explicó alguna vez sin que termine de entender del todo). Dario se enseñó a sí mismo a programar y laburó cada vez mejor, se convirtió al hip hop y nos convirtió por añadidura, comenzó a leer e informarse sobre feminismo, se volvió un experto del Medio Este, África y Asia y, a pesar de que no escribe, sigue siendo una de las personas más fascinantes con las cuales hablar. Esteban terminó su carrera, entró en la carrera diplomática, armó una banda y un sello, sacó un disco, organizó festivales, hizo una maestría, viajó por el mundo. Seguimos siendo amigos, a pesar de que solo estuvimos los cuatro juntos en una ocasión, en el 2013, para un Festilaptra.

Vimos como la ecología de internet cambiaba, cuando arrancamos solo existía MySpace y Fotolog, vimos el ascenso de las redes sociales, como Twitter se volvía el espacio privilegiado del discurso y luego un lugar un poco infecto, intenso y agotador del cual sin embargo no podemos huir. Como Facebook se convertía en esa inmensa copia virtual de la vida donde están nuestros padres posteando memes. Como los jóvenes dejaban de bajar mp3s y comenzaban a armar listas en Spotify. Nuestros gustos musicales evolucionaron, o se asentaron en más o menos lo que nos gustaba al principio, pero más refinado. Si uno hace arqueología del blog, puede observar todo esto.

Como era de esperarse, a medida que nos íbamos volviendo “adultos” cada vez tuvimos menos tiempo para dedicarle a este blog a tiempo completo. Sin embargo, sigue estando aquí. Hace un par de semanas Tegan O’Neil, quién supo ser Tim O’Neil, una de las críticas de historieta que yo ya leía cuando este blog arrancó, subió un post que forma parte de una serie que está escribiendo desde octubre del año pasado y que trata, entre otras cosas, sobre su transición a ser mujer, la depresión, la bipolaridad, los errores que cometemos en la vida y la esperanza que siente ahora. En él explicaba, entre todas las cosas, su relación con su blog, como un blog puede volverse parte de tu vida de una manera tan inextrincable como tus discos favoritos y las películas que te marcaron y la gente que te acompañó y te enseñó y te contuvo. Decía: este blog es un hogar. Cuando lo leí no pude evitar que se me llenen los ojos de lágrimas. Creo que dice todo esto que estuve escribiendo aquí (y todo lo que significa para mí El Baile Moderno) de una manera mucho mejor de lo que puedo decirlo yo:

Así que aquí estamos. No hemos preparado nada, no hay ninguna fiesta “El Baile Moderno Cumple 10 Años” (ese fue otro proyecto que tuvimos, hacer fiestas del blog, el cual, junto con la idea de armar una publicación en papel de nuestros posts y un podcast, nunca prosperó). Pero seguimos estando aquí, de alguna manera, y lo vamos a seguir estando.

Y en esta ocasión, me gustaría preguntarles a ustedes, a los pocos o muchos que todavía están ahí afuera, leyendo a pesar de que posteemos con miles de meses de diferencia: ¿Cómo nos conocieron? ¿Qué cosas les hicimos descubrir? ¿Cuál es su post favorito? ¿Cuándo nos dejaron de leer, cuando volvieron (si es que volvieron)? ¿Qué etapa les gusta más? ¿Qué recuerdos tienen asociados a El Baile Moderno? ¿Se podrán revivir los comentarios para conmemorar esta fecha?

Solo les podemos decir: gracias por leernos. Somos un blog que nunca hizo un peso, que fue sostenido por el entusiasmo, que jamás, por decisión o casualidad, pegó el salto a ser otra cosa. Al final creo que estamos cómodos siendo esto.

Han sido 10 años maravillosos. Los abrazo a todos.


¡Gracias, Internet!

(volvemos a poner artículos, simil a la Biblioteca Inexistente pero siendo un poco más libres, poniendo videos, software, y otras cosas pequeñas interesantes que encontramos por ahí)

1) Exhaustivo análisis de los personajes de la genial serie Silicon Valley, y a qué personas de la verdadera ésfera techn-entrepeneur se le parecen.

2) Una entrevista un poco vieja (pero no importa) a Manolo Martínez, de Astrud, hablando sobre hacer pop, abandonar la música, la mistificación de los artistas y compositores como seres elevados y torturados, y mucho más.

3) Vivimos en un mundo bien raro, y Gawker – el megapopular sitio de noticias – está en bancarrota y en venta. Sí, es por el juicio que perdieron contra Hulk Hogan.

4) No, no se bien como funciona, pero es hermoso: Hicieron ‘ver’ Blade Runner a una red neuronal unas 6 veces, para luego ser reconstruida con los ‘recuerdos’ de esa red neuronal. El resultado es este y es lo máximo.

5) Un artículo diferente, importante y muy bien escrito sobre McDonald’s y su función social para pobres, ancianos y outcasts en general en distintas ciudades de Estados Unidos.

6) Nota sobre los foros con un solo usuario en Internet, de Motherboard. No se trata de gente totalmente loca sino de una forma distinta, válida y bien rara de tener tu sitio personal y red social.

7) Las 5 cajas de ritmos más importantes de la historia, con entrevistas a 12 músicos y productores hablando de lo maravillosas e inspiradoras que fueron y siguen siendo hoy en día.

8) Pequeña aplicación que traduce de texto a emojis, utilizando un análisis de millones de mensajes que utilizan esos emojis. Los resultados suelen ser bastante precisos y graciosos (prueben con ‘beyonce’)

9) GENIAL articulo sobre liftblr, la comunidad de jovenes adolescentes, anti-capitalistas, pro-bernie sanders que se dedican a robar cosas de tiendas y mostrar fotos de sus hazañas online.


Zapatillas y Championes.

IMG_0413

Desde hace más de un año que vivo en Buenos Aires, ciudad en la que nací pero a la que solo volví de visita desde que me mudé a Montevideo cuando tenía 5 años.

Como capitales de dos países a menos de 5 horas de distancia, cada habitante de cada ciudad tienen una opinión muy definida de la otra. Los porteños aman a Montevideo y los Montevideanos aman a Buenos Aires, pero ambos con sus reservas y escepticismos, como si fuesen dos polos opuestos de una misma situación urbanística, y donde quizás la mejor opción sería una tercera ciudad, balanceada, sin los extremos de ninguna de las dos que realmente existen.

Leer más


Yo Lo Voto

Scioli-como-Nestor-K

Este no es un blog político. Nunca lo fue. En primer lugar porque somos de países muy diferentes y pensamos cosas muy diferentes. En segundo lugar porque siempre nos concentramos en la evanescente esfera del arte, un poco porque somos un poco snobs y otro poco porque siempre es más fácil hablar sobre ello que sobre el siempre difícil lodazal de lo público.

Pero yo soy un animal político. La política me encanta, me parece lo que mueve al mundo, me parece que no prestarle atención es vivir en un mundo construido por otros sin derecho a réplica.

Leer más


Gracias, Internet, por todo lo que nos das.


(ilustración sacada de uno de los artículos que linkeo, precisamente de acá)

1) Paseando por el tumblr de Grimes me encuentro con este video:

this is one of the best songs ever written and its a real shame that its not a number one smash because i swear this is a true smash
I’ve spent a long time trying to contact this artist but she’s impossible to find which makes me more obsessed with her weirdness and high quality
literally watch this video like at least once every 2 months for at least 2 years i don’t know why I’m addicted to it

El video de Naomi Elizabeth es una cosa más rara que la mierda, con una pierna en el pop edulcorado barato de los 00s y otra en en pop transgresor podrido de artistas como Xiu Xiu o Parenthetical Girls. Canciones con melodías inexplicables e indescifrables, producción R&B y videos baratísimos que destilan una sexualidad incómoda. Sus otras canciones no son tan buenas pero su presencia web en general y todo lo que hace me pareció interesante, una artista outsider haciendo lo que se le canta, teniendo fe en que alguien en la Internet va a cruzarse con ella y poder conectar con lo que hace.
Luego de ver algunos de sus videos, lo primero que hice fue verificar si es tán difícil como dice Grimes de ver cuan difícil para contactar esta muchacha. Y me terminé encontrando con este hermoso intercambio en Twitter:

qXIxaXGJemYWb-HezkeHs0PchmTg1kebwyYbRBgJ8B0

2) Creo que fue Martín que me pasó este video y me pareció sumamente gracioso.

(hermoso como mucha gente con los brazos al aire se resigna y empieza a moverlos de costado).
Me puse a revisar los videitos del mismo usuario en Youtube, y encontré varios videos similares pero muy graciosos como WHEN U COLLAB WITH THE PIZZA GUY o WHEN YOU’RE BORED ON A PLANE. En ambos videos lo que hace el muchacho en cuestión es hacer un tema de EDM totalmente BANGERZ y estúpido con cualquier cosa, melodía tocada al azar por el pibe del delivery, o cualquier ruidito que escucha desde su asiento en el avión. Sus videos también funcionan como una perfecta crítica a la electrónica comercial actual, donde hay miles de canciones virtualmente idénticas. Y es inevitable sonreir un poco cuando luego del drop entra el bombo y el bajo con todo y el autor hace estupideces con la cámara.

3)  The web we want to save es una post de un famoso blogger iraní que fue encarcelado (justamente, por escribir en blogs) durante 8 años y ahora salió y se dio cuenta de que Internet es Facebook, Instagram, Buzzfeed y que todo es una mierda. Hay un dejo de ‘viejo choto’ en la nota pero es verdad que antes la Internet se basaba en principalmente textos y cada vez más lo que recibimos es más parecido a una TV personalizada para nuestros gustos y opiniones – los feeds, streams de casi todos los apps actuales y redes sociales. No puedo evitar pensar en La Gran Explosión de Blogs del 2004 y en este mismo blog, que se ríe un poco en serio y un poco en broma de ser un superviviente.

4) Me despierto y veo este pequeño artículo en The Awl que habla un poco de lo mismo: The Internet Shows That You Are Just Like Everybody Else. En el artículo se manda un montón de máximas desencantadas como “Internet como el espejo perfecto para ver lo horrible es la Humanidad” o “Si pensabas que Internet es terrible ahora mismo, espera un tiempo nomás”. La nota termina con la misma conclusión del artículo que linkié en 3), de que ‘todo tiempo pasado fue mejor, también en Internet’.

Una gran diferencia entre Internet antes y después es que solía ser era algo mucho más elitista. Internet no estaba en los bolsillos de todas las madres, niños y tías del mundo. Aunque nosotros pensabamos que ‘todos tenían un blog’, si lo pensamos realmente no era tan así, se trataba de una demográfica muy particular. No es que todo el mundo está interesado en escribir sus pensamientos elevados y no-elevados, y menos aún que haya gente interesada en leer todos esos pensamientos. Obvio que cuanta más gente use cierto medio, más terrible y más cosas espantosas va a haber. Eso es universal. Pero también de la misma forma que hay peores cosas, también hay mejores cosas, más raras e interesantes. Pasa siempre con cualquier cosa que se democratiza.

5) Terminando este post, me encuentro con la nota que da el puntapié a la nota de The Awl,  esta publicación sobre Inside Out (¡gran película!) en el New York Times. En la nota dicen que ‘nunca en la historia del mundo tuvimos tanto acceso a los pensamientos del resto de las personas en el mundo, y que estos pensamientos son tan limitados como los nuestros’. Con esa idea es que arranca la nota de The Awl pero en el artículo del New York Times lo encuentra como algo positivo, como una puerta a la empatía: El acceso a la mente de millones de personas como una forma de poder identificar y entender más al otro. Creo que, a fin de cuentas,  me quedo con esta idea sobre Internet, con sus Naomi Elizabeth, sus Mashd N Kutcher, con un Youtube lleno de gente subiendo videos esperando a que alguien los encuentro y descubra su genialidad.