El Cuadernito Inexistente (2)

A causa de que Amadeo esta abandonando un poco su serie de La Biblioteca Inexistente, aquí me toca a mi hacer algo parecido. La diferencia es que más bien son enlaces en general, más que artículos para leer. Más variado, y menos intelectual tal vez. Pero bueno, acá van algunos de los links interesantes que encontré en los últimos días:

1) Artículo larguísimo, un tanto irregular, un poco tosco pero muy interesante sobre la masturbación en los humanos. Aparentemente nos toqueteamos mucho, mucho, un montón más que el resto de los animales. También hay un estudio acerca de las fantasías más comunes tanto en hombres como mujeres y la función de la imaginación como pequeño teatro donde uno puede vivir cualquier cosa.

2) Sketches originales del Pac-Man, en papel! de su creador original! de 1979! Hermoso.

3) Un maldito demente coleccionista restaura un auto japonés de colección (el toyota 2000GT) y le reconstruye todo el chasis, a mano. A martillo. Acá hay mucho, mucho amor.

4) Parece que en Israel tienen a un hombre encarcelado en las prisiones de máxima seguridad, y casi nadie sabe quien es. Sus guardias no saben quien es, esta alejado de cualquier otro prisionero, y esta en una celda diseñada para alguien que haya intentado matar al presidente. Tampoco se sabe que crimen cometió. Complejo.

5) British Pretoleum esta quemando tortugas marinas a cara de perro. Bueno, eso. Deprimanse.

6) Ilustraciones Sci-Fi de Shigeru Komatsuzaki. Son Gloriosas y seguro algunas las conocen de algunas cajas de juguetes o similares.

7) Alumnos de escuela dibujan a científicos, antes y después de visitar un laboratorio. Muy adorable, y hay algunos dibujos fantásticos.


La Biblioteca Inexistente (19).

1) Un análisis sobre la dinámica de Farmville y otros espantosos juegos casuales que construyen una economía en la que el que menos disfruta y el que menos gana es quién juega. Para todos aquellos que en su momento se pasaron horas plantando boludeces en una pantalla.

2) Encantador artículo sobre la gastronomía futurista, su odio a la pasta, su inclusión de frutas exóticas como una extensión de su deseo de conquistar África, sus curiosas recetas, todo cubierto por la exageración y la locura que caracterizó siempre a nuestros queridos fascistas italianos.

3) Una breve introducción al garo, un estilo de manga surgido en los años 60, en un principio con una intención pedagógica y adoctrinadora, para luego mutar a una forma de underground japonés famoso por el estilo hetauma (“malo-bueno” en su traducción literal) y por su relación con Gary Panter.

4) Corta historia del Napoleón de Stanley Kubrick, la película más cara y ambiciosa jamás filmada, que iba a incluir ejércitos reales de Rumania y para la cual el loco de mierda había reunido 17000 imágenes de archivo napoleónicas.

5) La imposible tarea de hacerle una entrevista a Jonathan Richman: te llama a las 2 de la mañana, de una estación de colectivos, no quiere hablar de su vida ni de su música, solo parece cómodo cuando VOS hablas y, al final, terminas sintiéndote como un boludo. Via Acevedo Kanopa.

6) El Symbion pandora, uno de esos bichos rarísimos que nos da la madre naturaleza: vive en la boca de las langostas noruegas, tiene su propio filo en la taxonomía de las especies, se reproduce bizarrísimamente (es difícil asignarle un sexo, por ejemplo) y su sistema nervioso no se parece a nada conocido.


La Biblioteca Inexistente (18).

(imagen robada de acá)

1) La nota de la semana: un joven escritor descubrió el GTA hace 4 años, se volvió adicto, al mismo tiempo que se volvía adicto a la cocaína. Ésto, obviamente, descajeto por completo la estricta disciplina que el muchacho se había impuesto (donde escribía a la mañana, salía a correr a la tarde y leía a la noche) y se concatenó con una época de su vida en que se dedicó a mudarse obsesivamente intentando dejar atras sus adicciones. Es buenísima la manera en que describe al GTA en sí y, por otro lado, la manera en que describe el atractivo de la cocaína. No dejen de leerlo.

2) En Turquía se hacen helados con orquídeas, que son golpeados con pedazos de metal durante 20 minutos (al menos) para darles la consistencia requerida para que puedan ser comidos. Cuando ésto no sucede, las lonjas de helado pueden utilizarse para saltar la cuerda. Además, dicen que tienen altos poderes afrodisíacos.

3) Bastante buena entrevista con Paul Pope, tipo cool si los hay y objeto del odio de unos cuantos, pero, al menos para mi, un gran dibujante y narrador de comics. Cubren de todo, desde su período trabajando en Japón (donde dibujó cientos de páginas para ver publicadas solo unas 14) hasta su amistad con Jeff Smith y Frank Miller. A veces medio chupamedias, igual es recomendable.

4) Acá iba a ir un artículo de Sylvain Sylvain recordando a Malcolm McLaren, pero parece que los muy putos de Rolling Stone lo dieron de baja. En cambio, encontré esta entrevista a Malcolm McLaren por Momus, que no leí pero no tengo motivos para pensar que va a ser mala y es mucho mejor homenaje al “cara-de-conejo” que lo que originalmente iba a ir.

5) En Baltimore, los taxis son tan escasos y tienden a ignorar de manera tan flagrante a los negros, que se ha impuesto una nueva forma de transporte: el hack

. Las personas interesadas hacen un curioso signo con las manos a cualquier vehículo, si éste está en la movida para y luego los transporta, previo acuerdo de la tarifa, a donde quieren ir. Una encantadora viñeta que no desentona en nada de la imagen de Baltimore que nos transmitió ese show del que todos están cansados que hable.

6) Una serie de listas de “reglas sobre la cultura pop personales”. O sea, que artistas, conceptos y películas los autores evitan a todo coste. Es entretenida, aunque personalmente creo que cualquier tipo de regla está hecha para, tarde o temprano, ser rota (con la posible excepción de no ver películas protagonizadas por Robin Williams).


La Biblioteca Inexistente (17).

(imagen robada de aquí)

1) George Washington, ese tipo al que nos quieren vender como un gran hombre, tenía un esclavo en particular que se llamaba Hercules y era su chef personal, al que dejaba salir a caminar por las calles y hacer compras en el mercado. Sin embargo, su generosidad no llegaba hasta el extremo de dejarlo libre, motivo por el cual se escapó durante la celebración del cumpleaños número 65. Ésta es su historia.

2) En las Filipinas, como en la gran mayoría de Asia, el karaoke es una práctica multitudinaria y popularísima. El temita es que hay una canción en especial que provoca enfrentamientos sangrientos y que ha llevado a que varios establecimientos especializados en el entretenimiento la hayan banneado de sus listas y que quiénes valoran su vida la eviten. ¿La canción? “My Way” de Sinatra.

3) Terrible, impactante, artículo sobre la gente que abandona a sus hijos en autos durante horas, llevando a la muerte de los mismos por deshidratación y quemazón interna. Lo mejor del asunto es que está muy bien escrito y no condena de antemano, sino que busca una explicación que vaya más allá de “son unos hijos de puta”.

4) Excelentísima reseña de los cuentos completos de Ballard por China Miéville, que demuestra que ha leído con atención la obra de nuestro paladín del futuro urbano, desmantelando cuidadosamente algunos de los lugares comunes sobre su obra e inclusive aproximándose al sujeto de su artículo sin intenciones de perdonar sus momentos bajos.

5) En algún momento de la Segunda Guerra Mundial, los yankees estaban cagados en las patas con que los invadan, ya sea los nazis o los japoneses. Tan cagados estaban que Life publicó una serie de mapas donde detallan posibles vías de ingreso. ¿Se imaginan si Hitler lo hubiese intentado? Si le costó la Unión Soviética… Los japoneses por ahí capaz que llegaban.

6) Resulta que los delfines, esos animalitos que nos han vendido como la expresión de todo lo bueno, decente e inocente del mundo, son unos terribles bastardos hijos de puta que pelean hasta la muerte entre ellos y matan cachorros de marsopa lanzándolos en el aire y dándoles topetazos.

7) Encantador artículo que detalla las conexiones entre los historiadores y las grandes compañías de tabaco, o más bien como utilizan a muchos historiadores pagados para testificar en juicios en los que defienden su actuación en los años 50 y dicen que si advirtieron a sus clientes de los riesgos del tabaco. Esperaba, quizás, un artículo menos legalista y más centrado en las vicisitudes de la profesión del historiador, pero igual está bien.