Fotolog: la muerte de la adolescencia.

fotolog antolin(ilustración de Antolín, por supuesto)

Hace un par de días la gente se lamenta del aparente cierre del sitio Fotolog.com. Comentarios referentes a lo que fue esa época, hace ya 10 años, donde todos dabamos nuestros primeros pasos en la internet social y eramos unos tiernos post-adolescentes. Todo era cariño, y un ‘bueh, se acabó’. Yo estaba totalmente indignado. Me puse a revisar lo que decían los medios al respecto, y ahí me indigné muchísimo más. La desaparición de un sitio de tal envergadura es una tragedia gigante, y no le importa a nadie.

Todas las notas que leí al respecto tocaban el tema como si fuese un epitafio: Rememorando sus momentos, que hace 8 años era tremendamente exitoso, los floggers en abasto, las selfies y la fama de Cumbio. Pero todas, TODAS las notas consideran el cierre como algo normal, algo inevitable, totalmente lógico ya que el sitio ya no era tan popular y tenía demasiados pocos usuarios. Pero al igual que si una fábrica cierra es espantoso dejar a todos los trabajadores sin trabajo ni un despido, es totalmente impresentable que un sitio web haga pum y desaparezca como la nada.

Durante años, millones y millones de personas subieron sus fotos, sus textos, e intercambiaron mensajes a través de Fotolog. No importa cuan vergonzosas, adolescentes o ridículas sean las cosas que uno haya publicado ahí, era una red social que funcionaba MUY BIEN y fue una parte importante de nuestra vida cotidiana. No es cuestión de defenderlo como arte, pero Fotolog definitivamente era cultura,  folclore, una parte de la cultura pop y de todos nosotros que – en caso de que Fotolog cierre para siempre – no vamos a poder acceder jamás.

Cuando en el 2009 se dio a conocer que Geocities estaba por cerrar, la gente puso el grito en el cielo. Geocities fue un lugar de inicio de la gente que comenzaba a usar internet, un espacio para subir tu sitio personal y comunicarte con otras personas. Seamos sinceros: era todo ridículo, con diseño espantoso, contenido de mala calidad y cientos de GIFs animados (de los feos). Pero era cultura, y era algo que era imposible de encontrar en otro formato que no sea ahí, en la web. Finalmente, Internet Archive se puso las pilas y intento rescatar lo posible del sitio. No pudieron guardarlo todo, pero al menos respaldaron un buen cacho de Geocities, que ahora se puede bajar comodamente en un torrent de 900 gigas.

El archivo digital de la mismísima internet es un tema importantísimo en estos años, y – como la Internet misma – es un problema relativamente nuevo. No somos tan conscientes de que hace unas décadas, la canilla digital se abrió y todos estamos subiendo millones y millones de gigas de información, todo el tiempo, que no solo hay que ordenar y catalogar (todo un tema aparte) sino también preservar de alguna forma. Es común que muchos MMORPG (juegos de rol multi-jugador online, como el World of Warcraft o Everquest) cierren, porque son muy caros de mantener. ¿Pero que ocurre con lo que pasó ahí? Como se puede revivir esas experiencias, que no sea con capturas de pantalla y de video? Se apagan los servidores y se borran los discos duros, algo así como demoler una ciudad. Una situación que puede ser realmente trágica y va a ser cada vez más común, ya que cada año que pasa, más información estamos subiendo a miles de sitios online, sitios que perfectamente pueden hacer la gran Fotolog y borrarse. Y si dicen “pfff, eso nunca va a pasar con Instagram! Ni con Youtube!” yo me pondría a dudarlo seriamente. Ok, es obvio que su infraestructura es muchísimo más sólida, pero Flickr antes parecía el sitio más solido y profesional del mundo y ahora cada vez más se parece a un campo desierto. ¿Y que me dicen de Myspace, sino?

Fotolog fue nuestro Geocities. Fue la primera verdadera red social donde estabamos todas y todos. Al igual que ahora es impensable promocionar un show sin publicarlo en Facebook, antes era totalmente descabellado tocar y no subir el afichito al Fotolog. En mis viejas cuentas personales y de mi vieja banda hay un montón de afiches y fotos que estaría bueno poder revivirlas de la misma forma que reviso mis carpetas de fotos arcaicas sacadas con una Kodak malísima. Y la única forma de – si Fotolog sigue en vida – poder recuperar ese material es ir yendo foto por foto, dando botón derecho y ‘guardar archivo como’. Por que Fotolog no tiene ningún método de backup ni respaldar sus datos. Lo único que encontré son un script en github para poder hacer respaldos (algo fuera del alcance del usuario promedio), o una aplicación que parece que no funciona más. Y un dominio muerto.

Sería buenísimo que todo esto sea un error momentáneo y que al menos la gente de HiMedia group (dueños franceses de Fotolog, que lo compraron en el 2007) se ponga las pilas , deje abierto el sitio unas semanas más para que alguien pueda hacer una buena herramienta para exportar el contenido. Pero realmente no creo que ocurra. Intentar entrar a Fotolog.com ahora te da un error de servidor. Muerto, como un perro.

fotolog

www.fotolog.com a la fecha, 12 de enero del 2016.

¿Que podemos aprender de todo esto? Que no podemos confiar en Internet. Internet es maravillosa, nos lo ha dado todo, pero ante la duda.. respalden en un disco duro. Comprense un disco externo de 2 teras, o más si pueden. Los discos duros son más baratos que nunca. Entren a las redes sociales, páginas viejas. Casí cualquier sitio moderno tiene un gran servicio de exportar su contenido. Usenlo. Muy lindo Spotify y Youtube, pero si realmente les gusta un disco, bajenlo. Lo mismo con películas, series. Guarden, guarden todo. Nadie lo va a hacer por nosotros.


3 comentarios en “Fotolog: la muerte de la adolescencia.

  1. ige

    el año pasado no tuve internet durante exactamente un mes (problemitas del proveedor) y tuve que ver friends doblado y con cortes comerciales para merendar… OH THE HUMANITY.

  2. Pingback: VHM + Larralde + Fotolog + Kartún | Ni a Palos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.