El Hombre de las Diez Mil Canciones.

La cosa es así: Matt Farley es un tipo común y corriente, de unos 30 y pico de años, que vive en Denver, Massachusetts. Tuvo una banda de rock/pop durante más de diez años – Moes Haven – con la que sacó mas de 25 discos, todos totalmente ignorados por la crítica y el universo en general. En un momento se dio cuenta de que sus canciones más bajadas de su banda en Spotify eran sus canciones en broma, sus novelty songs, y que por 8 de esas canciones había ganado la fortuna de 2 dólares en un año. Cualquier músico se deprimiría ante esos datos y abandonaría la música para dedicarse a la repostería, pero Matt no es un músico normal, para nada: Pensó que si con 8 canciones gano 2 dólares, ¡si hiciera 10.000 canciones graciosas podría ganar mucho más! Y así como si nada comenzó su ridícula epopeya: Hizo más de 14.000 canciones, haciendo más de cien por día. Desde que supe de su existencia estoy totalmente fascinado con él y esto es lo que descubrí las últimas semanas.

La forma más fácil de ingresar al mundo de este individuo es con esta playlist de Spotify de más de 11 horas de canciones ridículas. Lo que hace Matt se podría definir como una forma masiva, estúpida y  divertida de spam, donde compone canciones sobre absolutamente cualquier tópico, persona y cosa existente. Inventó decenas de bandas para escribir canciones sobre cualquier tópico: The Toilet Bowl Cleaners son todas canciones sobre caca (9 discos) The Passionate & Objective Jokerfan escribe canciones sobre otros músicos y artistas (11 discos), The Hungry Food Band son  canciones sobre diversas comidas y alimentos, The Singing Animal Lover canciones sobre animales, The Very Interesting Singer Man canta sobre prácticamente cualquier cosa aleatoria, desde vehículos a objetos que hay en su casa, y The Vampire and Werewolf Experience son canciones sobre bueno.. creo que ya entendieron la idea.
Casi todos sus temas duran  un minuto y medio y la gran mayoría son solo piano y voz, claramente grabadas en una sola toma e improvisadas en el momento. A primera escucha la opinión que nace es que el tipo es claramente un idiota: Con canciones como “My Goldfish Dead” que simplemente repite que se le murió su pescadito, “I’m Sorry for Eating the Last Cookie” de su proyecto The Sorry Apology Song Person (todas canciones donde se disculpa por distintos actos) o “Scarlett Johansson Farts”, de uno de sus discos sobre caca, cuya letra comienza así:

She’s so pretty, and she’s so great / acting in movies, singing songs by Tom Waits / She is the woman of so many men dreams / sometimes she releases her stinky stream //
Oh where oh where is that stench coming from? /
is coming from Scarlett Johanson’s bum

Revolviendo un poco más en toda su obra, podemos decir que aunque es un idiota, es un idiota muy encantador. Ocurre cuando encontramos sus discos donde habla sobre otros cantantes y músicos! Tenemos joyas como «Steve Vai Play Perfect Guitar Always«, «Jandek is Quite an Interesting Music Person«, o «Nick Cave Is a Good, Honest Man«. Con sus canciones, Matt construye una especie de archivo de su vida y de la música y de todas las cosas que le interesan o que recuerda. Otro de sus «proyectos» es hacer «covers» de canciones, donde agarra el título de una canción y hacer cualquier otra cosa con eso, con estúpidos y graciosos resultados. Por ejemplo «Every Breath You Take Is Important To Your Health«, «Tiny Dancer» («..i’m scared that this tiny dancer will be crushed by those regular-sized dancers..»), o «Young Americans» («Young Americans.. / They are the Americans who were not born very long ago..»).

Todo esto que descubrí fue solamente dando unos pequeños pantallazos y haciendo clic en distintas canciones con nombres que me resultaban graciosos y ridículos. Pero es interesante como detrás de esta supuesta fábrica de spam y de canciones haya canciones realmente pegadizas y graciosas, así como momentos donde Farley suelta la hilacha y deja su humor infantil para hacer otro tipo de canciones, o al menos, para comunicar otras cosas. Por ejemplo, en Brian Wilson’s Masterpiece, Matt recomienda su disco favorito del cantante de Beach Boys, que no es ni el Pet Sounds ni el Smile, sino «Beach Boys Love You«, un disco que sacó en 1977, como parte de su terapia psiquiátrica, repleto de sintetizadores y con canciones simples y felices. Yo no tenía idea de su existencia y ya mismo lo estoy bajando.

También hay un montón de referencias a Daniel Johnston y Wesley Willis, el cantante esquizofrénico no tan conocido por acá pero legendario en Estados Unidos que hacía canciones sobre los tópicos más mundanos y sencillos acompañado de un teclado con ritmos pre-programados. Farley no es un chanta ni un currador ni nada por el estilo: Las canciones ridículas que hace  bajo sus pseudónimos son  la música que le gusta, el pop sencillo, goofy y paloma, y realmente ama y aprecia lo que hace, cosa que es muy fácil de notar con semejante volumen de trabajo.

Pero si hubo un momento muy raro donde se le va la moto y se nota un claroscuro en su obra, es en su canción dedicada a Daniel Johnston. Yo le hice click inocentemente esperando escuchar alabanzas inocentes acerca de la obra del  cantautor, y me encontré con algo que no solo una canción más sofisticada que el promedio de sus canciones, sino que con una premisa más oscura e inquietante:

everybody is a little bit crazy  everybody is a genius
how we decide to act is the only difference between us
most people do their crazy, they work hard to hide it
but good old daniel johnston is a genius who decided
to indulge in crazy behavior, and to do things that were wrong
cause then they will only pay attention to their crazy simple songs
because if you’re well adjusted and you can keep your job
nobody’s gonna respect, they gonna think you’re part of the same old mob
so if you are an artist and want fame and money
act really weird and crazy, no, i’m not being funny
cause there’s not really a link between genius and insanity
lots of influential people think they has to be
and they make documentaries about you
and your songs will be covered by actually talented singers
and you will be collecting a whole lot of money
and everyone will call you the crazy insane genius
daniel johnston is a genius

Está claro que Matt sabe muy bien que Johnston tiene problemas psiquiátricos serios, y lo que dice en la canción es obviamente falso, pero considero que esta no es una canción sobre Daniel Johnston, sino sobre él mismo,  su carrera y sobre una industria que nunca se fijaría en alguien como él, un tipo excéntrico pero totalmente normal, con su aspecto de hombre yanqui promedio bueno buenazo. La única forma de lograr llamar la atención que tuvo fue armar este proyecto de proporciones homéricas, por que es un tipo normal, porque no está realmente loco.

Este post podría terminar alegremente aquí, pero no, hay más: Matt Farley este además HACE PELICULAS, y su última película..  ¡es muy buena!
Pueden verla completa en Youtube aquí:

Brillantemente titulada como Local Legends, la película es una versión ficticia de la vida de Farley, en su trabajo en una casa de salud, haciendo el peor  stand-up de la historia, componiendo sus canciones, discutiendo con su manager (spoiler: es él mismo pero de traje y engominado) hasta el cúlmine de la película con un show en vivo en un sótano para unas 7 personas. La narrativa está interrumpida por Farley en voz en off contando detalles de su vida,  su banda, y de las cosas que él hace, incluyendo mucho de las que escribí en este post. Está toscamente filmada, hecha con dos pesos y la actuación es totalmente amateur pero la película se mantiene entretenida y disfrutable, y uno cede ante los misteriosos encantos de este pibe con su buzo escote en v y shorts cargo que va recorriendo su ciudad dejando CDs y DVDs tirados por la calle para conseguir algún fan nuevo, y recibiendo llamadas aleatorias de desconocidos todo el día*. Denle una oportunidad, en serio, es realmente divertida y graciosa.

El año pasado leí una frase en el blog de Martín Canova que  me quedó grabada en el cerebro y se volvió muy importante para mí: Hablando de varias bandas locales, Martín comenta que sus bandas favoritas en general son aquellas que logran crear su Mundo propio, su Universo Personal. Después de leer eso nunca pude parar de catalogar las bandas en aquellas que lograban «eso»  y aquellas que no, y empecé a notar que todas las bandas que realmente me gustaban lo lograban. Lo curioso es que  Matt Farley lo logra, pese a que sus canciones sencillísimas son un chiste, una novelty, una sarta de boludeces reducidas a un minuto y medio, al escuchar  sus canciones o ver su película uno puede ingresar a su mundo, un mundo muy distinto al nuestro, más puro, sano,  tondo, divertido e inocente. No se le puede pedir mucho más, ni a él ni a ningún otro artista.

PD: Conocí a Matt Farley gracias a una entrevista, pueden escucharla aquí.

* Matt deja su número de teléfono disponible en su página web, lo canta en varias de sus canciones, y lo publica siempre que puede, por lo cual recibe diariamente llamadas de personas para confirmar si el tipo es real y para saludarlo. Matt siempre atiende amablemente y cierra la conversación ofreciéndoles hacer una canción sobre el tópico que quieran, pidiéndole los datos por mensaje de texto.


1 comentario en “El Hombre de las Diez Mil Canciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.